Tres incendios forestales en Golden Gate Estates son aplacados

Noriel López, de 65 años, camina por un camino de tierra después de recuperar a Mr. Brown, uno de sus tres perros, mientras el fuego aún arde a su alrededor el martes 26 de abril de 2011. López perdió su casa, un remolque en una granja de 20 acres donde trabajaba, en Golden Gate Estates. Cuadrillas combatieron tres incendios de forma simultánea en Golden Gate Estates el martes. Uno al sur de la I-75, y dos al norte de la I-75. Lexey Swall/NDN

Photo by LEXEY SWALL // Buy this photo

Noriel López, de 65 años, camina por un camino de tierra después de recuperar a Mr. Brown, uno de sus tres perros, mientras el fuego aún arde a su alrededor el martes 26 de abril de 2011. López perdió su casa, un remolque en una granja de 20 acres donde trabajaba, en Golden Gate Estates. Cuadrillas combatieron tres incendios de forma simultánea en Golden Gate Estates el martes. Uno al sur de la I-75, y dos al norte de la I-75. Lexey Swall/NDN

A Google map of the three brush fires Tuesday in Golden Gate Estates.

A Google map of the three brush fires Tuesday in Golden Gate Estates.

Noriel López, de 65 años, estaba sembrando plantas en la granja de 29 acres donde vive en Golden Gate Estates cuando vio el humo. El mismo provenía de uno de los tres incendios forestales que fueron causados por relámpagos y que ardieron el martes en la tarde en el área rural del Condado de Collier.

López cogió algunas pertenencias de su remolque, dejó libres a las gallinas de la granja y comenzó a buscar a sus tres perros. Él se encontraba en el paso de uno de los tres incendios del martes, el más grande de todos. Quemaría 500 hectáreas. También destruiría el remolque y la granja que López ha llamado su hogar desde 2005.

"Estoy preocupado. He tenido muchas cosas que se han quemado", dijo López, quien agregó que ahora tendría que empezar de nuevo. "Me siento triste por lo sucedido".

El martes, el humo de los incendios se extendió sobre la carretera interestatal 75, amenazó cuatro estructuras, causó que un bombero sufriera una lesión menor y requirió una lucha continua durante hasta entradas horas por la noche por parte de la División Forestal de la Florida y casi todos los departamentos de bomberos en el Condado de Collier para poder contenerlos.

Las llamadas empezaron a darse después de las 2 p.m., dijo el portavoz de la División Forestal de la Florida, Victor Hill. El fuego que destruyó la casa de López estaba al sur de 28th Avenue Southeast.

"Habrá humo en todo el Condado de Collier esta noche", dijo Hill, poco después de que respondieron al fuego.

Un segundo incendio, éste al sur de la I-75, frente a Beck Road, se extendió hasta 50 hectáreas y llevó a que se colocaran letreros de alerta por condiciones de humo entre los marcadores de las millas 95 y 100, cerca de las cabinas de peaje de Alligator Alley. El tercer fuego, que creció a 15 hectáreas, comenzó en el sudeste donde Keane Avenue se convierte en Brantley Boulevard en los Estates.

Todos los fuegos llegaron a estar bajo control a las 8:30 p.m.

No es raro que tres incendios se den durante un período de sequía, con poca lluvia y con relámpagos, dijo Hill. Pero no ha ocurrido en mucho tiempo, añadió.

"Estamos preparados para ello, y no nos sorprende, pero sí causa que tengamos que sacar una gran cantidad de unidades en muy poco tiempo", dijo Hill.

Un helicóptero de la Oficina del Alguacil del Condado de Collier ayudó desde el principio, ayudando a que los funcionarios coordinaran numerosos camiones, excavadoras de la División Forestal y otros vehículos para incendios en el área. La División de Silvicultura envió su avión y un helicóptero que arrojó una cubeta de agua de 300 galones en áreas clave.

Años de vegetación que murió a causa del pasado invierno, el cual fue más frío de lo normal, sirvió de combustible en el más grande de los incendios, dijo Hill.

Daniel Penate, de 49 años, quien vive cerca de 28th Avenue Southeast y y la intersección de Everglades Boulevard, dijo que nunca había visto un fuego tan cerca de su casa.

"Da un poco de miedo cuando uno ve algo como esto y como que está fuera de control", dijo Penate a las 6 p.m., cuando el incendio más grande sólo había sido contenido en un 5 por ciento. "Tengo mi rociador afuera por si acaso".

López había encontrado a dos de sus perros no mucho tiempo después de haber visto el humo. Él sabía que Brownie y Brownie Boy estaban a salvo.

"Este era el que faltaba", dijo López, sosteniendo la correa de su otro perro, Mr. Brown. Con su bicicleta en la otra mano, López se fue por la calle para reunirse con amigos que dijeron le ayudarían mientras decidía cuál sería su próximo movimiento.

© 2011 Vista Semanal. All rights reserved. This material may not be published, broadcast, rewritten or redistributed.

  • Enviar
  • Comentar
  • Compartir
  • Imprimir

Related Stories

Comentarios » 0

¡Sea el primero en escribir un comentario!

Comparta sus pensamientos

Los comentarios son de exclusiva responsabilidad de la persona que publica ellos. Usted está de acuerdo en no publicar comentarios que son fuera del tema, difamatorio, obsceno, abusivo, amenazador o una invasión de la privacidad. Los infractores pueden ser prohibidos. Haga clic aquí para ver nuestro acuerdo de usuario completo.

Los comentarios pueden ser compartidos en Facebook y Yahoo!. Añadir las dos opciones mediante la conexión de sus perfiles..

Destacados