De la opresión a la libertad: Cubanos que fueron rescatados por la Operación Pedro Pan hablarán en Naples

In happier times: The Romanach family took this portrait studio picture in Cuba in 1954 as a mother's day present. Carmen Romanach is at the far right.

Submitted

In happier times: The Romanach family took this portrait studio picture in Cuba in 1954 as a mother's day present. Carmen Romanach is at the far right. Submitted

The Romanach family was finally reunited in Puerto Rico in 1962, about a year after Operation Pedro Pan allowed Raul and Carmen Romanach's three children -- Raul, 12, left, Carlos, 8, right, and Carmen, 16, second from right -- safe passage to America.

Submitted

The Romanach family was finally reunited in Puerto Rico in 1962, about a year after Operation Pedro Pan allowed Raul and Carmen Romanach's three children -- Raul, 12, left, Carlos, 8, right, and Carmen, 16, second from right -- safe passage to America. Submitted

Today, Carmen Romanach, second from right, is the president of the Operation Pedro Pan, Inc. board, which was formed many years after the original organization which brought Cuba children to the United States.

Today, Carmen Romanach, second from right, is the president of the Operation Pedro Pan, Inc. board, which was formed many years after the original organization which brought Cuba children to the United States.

Mi suitcase full of hope 2

Mi suitcase full of hope 1

Imagínese que usted es una estudiante de 15 años de edad en la escuela secundaria, cuando de repente no le queda otra opción que dejar, no sólo a su familia, sino también a su propio país, para poder gozar de libertad. Carmen Romanach no tuvo que imaginarlo, esa fue su realidad.

El 19 de octubre de 1961, Romanach, junto con sus dos hermanos menores Raúl, de 11 años, y Carlos, de 7, llegó a Miami gracias a una organización llamada Operación Pedro Pan. El 28 de julio, Romanach y otros cubanos que fueron escoltados hacia la libertad en los Estados Unidos serán invitados a una presentación especial en el Museo y Centro de Educación del Holocausto del Suroeste de la Florida.

Cuando Romanach y sus hermanos llegaron a los EE.UU., no sabían nada de inglés y tuvieron mucho miedo, ya que fueron separados bruscamente de todo lo que les era conocido.

"Habíamos tenido una vida muy recluída en Cuba, especialmente en una comunidad hispana", dijo Romanach.

La libertad de ir a la escuela, de trabajar e incluso de ser capaces de ver las noticias en la televisión fue removida del pueblo cubano. La posición social de una persona o la cantidad de dinero que tenía ya no hacía ninguna diferencia bajo el reinado de Fidel Castro.

"A uno sólo se le permitía tener 200 pesos", dijo Romanach sobre uno de los muchos cambios que se produjeron en Cuba bajo el régimen comunista.

De un día a otro, la vida para quienes vivían en Cuba cambió. "Nunca se sabía lo que iba a ocurrir. Era una situación muy caótica", dijo Romanach.

"Yo tenía la edad suficiente para entender. No dije, 'No, no quiero'", dijo Romanach acerca de salir de Cuba y venir a los EE.UU. "Tuve que salir. (Cuba) no era un lugar seguro en donde estar. Nuestra vida se hizo añicos".

Después de llegar a Miami, las posibilidades de que Carmen fuera separada de sus hermanos planteó un problema. "Los niños y las niñas fueron separados por edad", dijo Romanach sobre las diferentes escuelas y campamentos que recibieron a los menores, quienes vinieron sin ser acompañados por adultos.

"Mi madre y mi padre me decían que cuidara de mis hermanos y yo hice mi mejor esfuerzo para ser una madre", dijo. "Lo único que recuerdo cuando salí de Cuba fue que mi vida iba a cambiar".

"Uno crece en esos 45 minutos de vuelo. Tenía responsabilidades", dice Romanach.

Romanach y sus dos hermanos menores se quedaron en un campamento en Kendall, un suburbio de Miami, solo por nueve días. Después de haber sido visitados por un amigo de la familia en el campamento, durante el siguiente año los tres niños fueron a vivir con parientes que tenían en Puerto Rico.

Después de mudarse a Puerto Rico, Romanach observó el comportamiento de los suyos y cuestionó sus acciones. "Yo estaba triste porque tuve que dejar a mis padres. Me preguntaba por qué reían y estaban tan contentos", dice Romanach. "Perdí la sensación del vivir descuidado y sin preocupaciones de un adolescente normal".

La Operación Pedro Pan se originó a partir de las preocupaciones de dos hombres que estaban totalmente conscientes del peligro en el que Cuba estaba a punto de introducirse: Jim Baker y el padre Bryan Walsh. Ruston Academy era una escuela de élite en Cuba, dirigida por Baker. Baker, así como la mayoría de otros padres de familia en Cuba, previó lo que iba a ocurrir en Cuba.

"Los padres y madres querían que los niños salieran de Cuba antes del período de oposición", dijo Victor A. Triay, Ph.D., un profesor de historia en Middlesex Community College. "La mayoría de la gente pensó que eso no iba a durar".

"Todo lo que temían sucedió. Atinaron justo en el blanco. Lo que previeron fue casi profético", dijo Triay sobre el caos que sucedió en Cuba.

Baker, junto con Walsh —el director de la Oficina de Bienestar Católico— crearon una manera para que los menores no acompañados procedentes de Cuba fueran capaces de obtener visas de estudiante y exenciones de visado, permitiéndoles a los niños venir a los EE.UU. como una manera de escapar y salvar sus vidas del control comunista en Cuba. A partir de allí nació la Operación Pedro Pan.

Las familias obtuvieron las exenciones de visados por medio de iglesias, de fuentes clandestinas y también de escuelas privadas (antes de que fueran cerradas) en Cuba. Más de 14,000 niños llegaron a Estados Unidos a través de la operación.

"Muchos de estos niños sufrieron. Pasaron por un momento difícil", dijo Triay. "Están agradecidos con el padre Walsh, el gobierno estadounidense y sus padres".

La distancia y la angustia de la separación fue tan dura para los niños como lo fue para los padres que enviaron a sus hijos a través de la Operación Pedro Pan. Romanach describe cómo le escribió cartas a su madre.

"Mi madre dependía de recibir esas cartas todos los días. Después de su muerte, encontré las cartas que le escribí. No sabía que ella todavía las conservaba", dijo Romanach. Una de las cartas que encontró tenía fecha del 20 de octubre de 1961, el día después de que Carmen y sus hermanos llegaron a Miami.

Romanach, de 65 años, es actualmente una consejera de salud mental con licencia que tiene cuatro hijos y ocho nietos. También es la presidenta de la "nueva" Operación Pedro Pan, Inc., una organización que fue formada en 1991 por quienes fueron rescatados por la Operación Pedro Pan, como una manera de agradecerle a la comunidad.

"Uno sigue adelante con su vida. Esto fue tan doloroso que uno no quiere hablar de ello", dijo Romanach sobre su experiencia de dejar a su familia y su país. Romanach habló de una conexión que tiene con los otros niños y niñas rescatados a través de la Operación Pedro Pan, a quienes considera como sus hermanos y hermanas, "nos encontramos los unos a otros y compartimos".

El Museo y Centro de Educación del Holocausto del Suroeste de Florida está organizando un programa matutino destacando la Operación Pedro Pan el jueves 28 de julio a las 10 a.m. El programa es gratuito y abierto al público, pero se solicita que se hagan reservaciones debido a que el espacio es limitado. Para más información, llame al (239) 263-9200. El museo está ubicado en el 4760 de U.S. 41 North, Suite 7, en Sandalwood Square.

© 2011 Vista Semanal. All rights reserved. This material may not be published, broadcast, rewritten or redistributed.

  • Enviar
  • Comentar
  • Compartir
  • Imprimir

Related Stories

Comentarios » 0

¡Sea el primero en escribir un comentario!

Comparta sus pensamientos

Los comentarios son de exclusiva responsabilidad de la persona que publica ellos. Usted está de acuerdo en no publicar comentarios que son fuera del tema, difamatorio, obsceno, abusivo, amenazador o una invasión de la privacidad. Los infractores pueden ser prohibidos. Haga clic aquí para ver nuestro acuerdo de usuario completo.

Los comentarios pueden ser compartidos en Facebook y Yahoo!. Añadir las dos opciones mediante la conexión de sus perfiles..

Destacados