Niña hispana que dejó clínica en EEUU se ve bien

En esta imagen de archivo de de las cámaras de vigilancia de un hospital divulgada por la policía de Phoenix el lunes 3 de diciembre de 2012, Norma Bracamontes acompaña a su hija Emily, de 11 años, que tiene leucemia. Los médicos le amputaron el brazo derecho y le pusieron un catéter en el pecho debido a una infección. En la imagen, madre e hija salen del Hospital Infantil de Phoenix el 28 de noviembre. La policía dijo que la familia de Emily tiene antecedentes de sacarla de hospitales. Los padres afirmaron que su hija es tratada en México. (Foto AP/Departamento de Policía de Phoenix, archivo)

En esta imagen de archivo de de las cámaras de vigilancia de un hospital divulgada por la policía de Phoenix el lunes 3 de diciembre de 2012, Norma Bracamontes acompaña a su hija Emily, de 11 años, que tiene leucemia. Los médicos le amputaron el brazo derecho y le pusieron un catéter en el pecho debido a una infección. En la imagen, madre e hija salen del Hospital Infantil de Phoenix el 28 de noviembre. La policía dijo que la familia de Emily tiene antecedentes de sacarla de hospitales. Los padres afirmaron que su hija es tratada en México. (Foto AP/Departamento de Policía de Phoenix, archivo)

PHOENIX, Arizona, EE.UU. (AP) — La familia de una paciente de 11 años de edad con leucemia, cuya madre la sacó inesperadamente de un hospital de Phoenix el mes pasado, tiene un historial de retirarla de clínicas contra el consejo de los médicos, informó la policía, al tiempo que los padres aseguraron que la menor es tratada en México.

La niña, Emily Bracamontes, había recibido quimioterapia durante casi un mes en el Hospital Infantil de Phoenix hasta que su madre la retiró el 28 de noviembre cuando todavía era tratada. Los médicos le amputaron el brazo derecho debido a una infección y le colocaron un catéter en el pecho para suministrarle medicamentos.

La madre retiró una sonda intravenosa del aparato del catéter y sacó a la niña del hospital, lo cual preocupó a los médicos de que pudiera sucumbir a una infección mortal, dijo el sargento de policía Steve Martos.

Desde entonces, los padres de Emily se han negado a suministrarle información a la policía de Arizona sobre el paradero o el tratamiento de la niña, pero han afirmado en entrevistas de televisión que está al cuidado de médicos en México. La menor apareció el miércoles en una entrevista con la cadena ABC, la primera vez que la policía la vio desde que fue retirada del hospital.

Una sonriente Emily, con un brillo en su mirada, dijo que se sentía bien porque los médicos realmente la quieren mucho. Llevaba una gorra tejida de color rosa y estaba en lo que aparentemente es una instalación médica que no fue identificada.

Martos dijo que el padre de Emily se encontraba en Phoenix el miércoles, cuando se negó a darle información a la policía sobre el paradero de su hija.

El sargento advirtió también que hasta que los padres les demuestren a las autoridades que la niña está a salvo, su investigación seguirá abierta y se siguen considerando cargos penales, dado lo que consideró es un patrón de potencial negligencia de los progenitores en la atención médica de la menor.

Dijo que los padres la han sacado de dos hospitales contra el deseo de los médicos que la tratan.

El automóvil de la familia fue detenido en octubre por agentes de la Patrulla Fronteriza cuando ingresaban a Arizona desde México y notaron que al parecer Emily estaba muy enferma, indicó Martos. La niña fue trasladada de inmediato a un hospital en la cercana ciudad de Yuma y luego por avión al Hospital Infantil de Phoenix, agregó.

La madre, Norma Bracamontes, apareció el miércoles con su hija en ABC y responsabilizó al hospital de complicaciones que llevaron a la amputación del brazo. La familia y Emily estaban siendo intimidados por el hospital debido a la factura, afirmó.

El Hospital Infantil de Phoenix difundió un comunicado el miércoles, donde dijo que sus normas le impiden divulgar la información financiera de sus pacientes o detalles del tratamiento.

"Sin embargo, estamos totalmente en desacuerdo con las afirmaciones presentadas con relación a la calidad del cuidado que Emily recibió y defenderemos vigorosamente nuestras acciones con relación a su tratamiento", señaló el texto.

Debra Stevens, vocera del hospital, dijo que las decisiones clínicas de la institución nunca se basan en la capacidad de pago, e indicó que proporciona servicios gratuitos o a precios reducidos a los pacientes que no pueden pagarlos.

  • Enviar
  • Comentar
  • Compartir
  • Imprimir

Comentarios » 0

¡Sea el primero en escribir un comentario!

Comparta sus pensamientos

Los comentarios son de exclusiva responsabilidad de la persona que publica ellos. Usted está de acuerdo en no publicar comentarios que son fuera del tema, difamatorio, obsceno, abusivo, amenazador o una invasión de la privacidad. Los infractores pueden ser prohibidos. Haga clic aquí para ver nuestro acuerdo de usuario completo.

Los comentarios pueden ser compartidos en Facebook y Yahoo!. Añadir las dos opciones mediante la conexión de sus perfiles..

Destacados