Carmen Muñoz: Una vida dedicada al servicio y al arte

Creadora de una línea de collares con flores de tela que comercializa por el mundo

Carmen Muñoz, artista puertorriqueña residente de Fort Myers, diseña y fabrica la línea de collares de tela 'Good Luck Wishes Creations'. En esta foto de archivo Muñoz trabaja en su casa.

Photo by Submited

Carmen Muñoz, artista puertorriqueña residente de Fort Myers, diseña y fabrica la línea de collares de tela 'Good Luck Wishes Creations'. En esta foto de archivo Muñoz trabaja en su casa.

Línea de collares 'Good Luck Wishes Creations' de Carmen Muñoz.

Photo by Submited

Línea de collares "Good Luck Wishes Creations" de Carmen Muñoz.

Carmen Muñoz, residente de Fort Myers, diseña y fabrica la línea de collares de tela 'Good Luck Wishes Creations'. Foto tomada en su casa/taller de Fort Myers, el 18 de julio de 2012.

Photo by DANIA FERRO

Carmen Muñoz, residente de Fort Myers, diseña y fabrica la línea de collares de tela 'Good Luck Wishes Creations'. Foto tomada en su casa/taller de Fort Myers, el 18 de julio de 2012.

Era de Ponce, Puerto Rico, trabajaba en un banco supervisando cobros de hipotecas; era además una famosa artesana: sus piezas se vendían en los mejores hoteles de la capital. Sembraba orquídeas, tenía más de doscientas en su patio, las regaba a diario, las cuidaba, las amaba… Había sido una esposa estable, era la madre de tres hijos, su vida tenía propósito…

Pero un día una enfermedad se presentó ante su vida y con altivez la miró por encima de los hombros y le dijo: “hola, mi nombre es Fibromialgia y he llegado para fastidiarte las horas. ¡Ya no volverás a trabajar en todo lo te quede de existencia! Tengo mi objetivo claro y definido: sumergirte en una gran depresión de por vida, convertirte en un ser improductivo, incapaz e inútil…”

Ella se río en la misma cara de la enfermedad y le dijo: “Hola, mi nombre es Carmen Muñoz, y mi vida estará dedicada siempre al servicio y a la creatividad porque la inventiva es una forma de expresión con la que se nace; es un don que se debe sacar hacia afuera, porque no por gusto ha sido elegida la persona a quién se lo han colocado dentro y es su deber sacarlo a la luz; porque compartir con otros un don es una manera de agradecerlo…”

Muchos de los clientes más asiduos se preocuparon ante el hecho de que no hubiera nuevas piezas artesanales y fueron en busca de noticias de la gran artífice. Al llegar a su casa quedaban conmovidos ante la novedad de que ya ella no pudiera trabajar en su oficio; le proponían comprarle los objetos que tuviera. Y ella los vendía todos con una sonrisa optimista y con la confianza de poder retomar muy pronto su quehacer estrenando otros nuevos y mejores…

Pero durante tres años los pesares nublaron sus esperanzas. Los dolores eran persistentes e insoportables, le inmovilizaban los músculos y eran más angustiosos cuando se empeñaba en intentar realizar trabajos físicos.

Línea de collares 'Good Luck Wishes Creations' de Carmen Muñoz.

Photo by Submited

Línea de collares "Good Luck Wishes Creations" de Carmen Muñoz.

Carmen se percató que para ganarle la batalla a esa enfermedad debía idear un nuevo comienzo; un plan eficaz y rápido que distrajera toda su atención de aquella triste realidad que estaba padeciendo.

Fue entonces cuando aprendió a usar la computadora y descubrió que ella podía crear —después de mayor y sin tomar ninguna clase— gráficas animadas. Y fue éso una motivación extraordinaria; y comenzó a conocer a muchas personas, que al igual que ella, sus incapacidades o limitaciones físicas no reprimían su necesidad de crear… Así creó un sitio web donde muchas personas entraban y aprendían a hacer las gráficas animadas.

Un tiempo después ella y su esposo Héctor decidieron mudarse a Fort Myers, Florida.

Pero como todavía pesaba demasiado en su cabeza aquella advertencia de: “te convertirás en un ser improductivo, incapaz e inútil”, Carmen haría hasta lo imposible por contradecir semejante alegación. Se inscribió como voluntaria en la Cruz Roja Americana y organizó un programa en el cual reclutó a 70 voluntarios locales para que sirvieran como intérpretes a hispanos que no hablaban inglés.

La Cruz Roja Americana le otorgó a Carmen Muñoz el certificado de honor por tratar de salvar una vida

Photo by DANIA FERRO

La Cruz Roja Americana le otorgó a Carmen Muñoz el certificado de honor por tratar de salvar una vida

Trabajó en un refugio de Bonita Springs por 54 días, ayudando a hispanos afectados por las inundaciones ocasionadas por la tormenta tropical Fay. Intentó salvar la vida de una conductora que tuvo un ataque de corazón con resusitación pulmonar y su labor fue reconocida en el año 2005 por uno de los periódicos más prestigiosos del área como “Orgullo Hispano” y la Cruz Roja Americana le otorgó el certificado de honor más grande que es el de tratar de salvar una vida, firmado por el entonces Presidente George Bush.

Pero Muñoz nunca se quedaba quieta ni satisfecha; creía siempre firmemente que todavía quedaban muchas otras cosas importantes por venir, por vivir, conocer, crear y experimentar.

Uno de los sueños más considerables de su vida había girado alrededor de viajar por el Mediterráneo. Por eso creó un grupo de 16 personas que quisieran compartir el tours con ella y hacia allá partió con familiares y amigos. En su bolso puso un poco de todo: libros, botella de agua, maquillaje, cámara fotográfica… De vez en cuando la enfermedad intensificaba su poder y ella comenzaba a sentir dolores en sus brazos, en todo su cuerpo pero seguía adelante con paso firme hasta que no fue capaz de resistir más, sus piernas flaquearon y tropezó con un ladrillo, cayó al suelo y sintió como se fracturaba su brazo izquierdo.

Recibió atención médica en Venecia, pero apenas se pudo comunicar con nadie, porque ella no sabía hablar italiano y ninguno de ellos hablaba ni español ni inglés. El servicio medico de su barco en Venecia la repatrió de emergencia a los Estados Unidos: voló de Venecia a Suiza, de Suiza a Nueva York, de Nueva York a Miami y de Miami a Fort Myers.

Al siguiente día la operaron. Terminó con 10 tornillos en su brazo. Todo un año de terapias y rehabilitación. Enfermeras bañándola en su casa, procurando dormir con cinco almohadas y aprender a vivir una vida con dolor… Pero no se dio por vencida, y una vez que se recuperó compró otro pasaje y retomó su viaje.

Visitó el Vaticano y varias iglesias en Florencia, (Italia); subió a los más alto de una montaña en Grecia para visitar un monasterio, en Barcelona (España) fue a Monserrat, subió por el trencito de cremallera y estuvo en el Monasterio de la Virgen Morena ubicado en la falda de una montaña bella e increíble. En cada uno de esos lugares le pidió a Dios que le diera una nueva forma de creatividad que la ayudara a hacerle frente a su enfermedad.

Línea de collares 'Good Luck Wishes Creations' de Carmen Muñoz.

Photo by Submited

Línea de collares "Good Luck Wishes Creations" de Carmen Muñoz.

Después de ese viaje, así de repente — durante un sueño y cargada de inspiración— fue que visualizó su próxima realización personal: diseñar y hacer collares de tela.

Hoy Carmen Muñoz tiene su propio negocio. Vende en una tienda por Internet los collares de flores hechos a mano, donde pone su arte e inspiración haciendo de cada uno una pieza única e irrepetible.

Carmen nos mostró la técnica que utiliza para hacer las flores de tela, y ante mí quemó las orillas de los pétalos usando el fuego de una vela, mientras le va dando la vuelta deseada. Sus collares cuestan entre $20 y $70 dólares, dependiendo de la Boutique que los venda o exhiba.

Los collares de Carmen viajan por el mundo. Ella ha recibido pedidos de España y Australia, además de otros estados de la nación. Algunos clientes a menudo le envían fotos ostentando sus collares; y eso le produce una satisfacción inexplicable.

Ella guarda un grato de recuerdo de su primer collar, fue muy sencillo pero se vendió enseguida. A las dos semanas se quedó en blanco, no sabía qué hacer, cómo proseguir, pero se dijo: “creo que fue alguien de allá arriba quien me metió a mí en ésto, pues ahora que baje y me dé las ideas”. Ese mismo día confeccionó tres, desde entonces no ha parado de fabricar y de responder encargos.

“Good Luck Wishes Creations”, según se lo dijeron en su sueño, fue el nombre escogido para esta línea de joyas de tela. Antes de comenzar una nueva pieza, Carmen siempre le guiña un ojo a sus padecimientos… sonríe, mira al cielo y hace una oración deseándole buena suerte a la persona que recibirá su collar

“Todos (los collares) están creados con pensamientos de fe y de amor…”, concluye Carmen.

© 2012 Vista Semanal. All rights reserved. This material may not be published, broadcast, rewritten or redistributed.

  • Enviar
  • Comentar
  • Compartir
  • Imprimir

Comentarios » 3

Eterno_Retorno writes:

Hermosa historia. Yo también viví durante una parte de mi vida con una de estas "situaciones imposibles", si algo puedo decir es que terminan modificándote la vida y haciendo a tu alma mucho más fuerte que antes, a pesar de lo adverso. Pienso que si bien no existe una explicación al dolor, tenemos el aliciente que los seres humanos tenemos la infinita capacidad de sobreponernos a él y mejorar por dentro, hasta que algo especial surge en regalo por nuestra constancia y esfuerzo.

myri59 writes:

Lo importante en la vida es no dejar que nada ni nadie interrumpa nuestros suenos... Muy inspiradora la historia y un gran ejemplo de que querer es poder! Me tome la molestia de visitar su website y me fascinaron los collares, estan hermosos y por supuesto comprare uno tan pronto pueda!! Felicidades y exito siempre senora Munoz!! Myrian

Eterno_Retorno writes:

Danita, no sé cuántas lecturas le habré dado a tu historia, pero es seguro que fueron más de dos, así que decidí multiplicarme y convertirme en un lector más que te visita y te quiere. Regresé para abrazarte muy fuerte, porque quiero que sigas emocionándonos con toda la hermosura que tu corazón sabe reflejar. Escritora valiente y dulce, sigue luchando que tienes mucho más que regalarnos.

Comparta sus pensamientos

Los comentarios son de exclusiva responsabilidad de la persona que publica ellos. Usted está de acuerdo en no publicar comentarios que son fuera del tema, difamatorio, obsceno, abusivo, amenazador o una invasión de la privacidad. Los infractores pueden ser prohibidos. Haga clic aquí para ver nuestro acuerdo de usuario completo.

Los comentarios pueden ser compartidos en Facebook y Yahoo!. Añadir las dos opciones mediante la conexión de sus perfiles..

Destacados