Aquí entre nos: Tanto espacio y coincidir

Boda de Urzula y Manuel 2012, en Key West, Florida

Boda de Urzula y Manuel 2012, en Key West, Florida

Urzula Esponda 1985.

Urzula Esponda 1985.

Manuel Lazcano 1985.

Manuel Lazcano 1985.

Érase una vez un niño y una niña que iban a la misma escuela primaria. Ella cursaba sexto grado y él quinto, ella tenía doce años, el once. La escuela era muy pequeña y su patio también y a pesar de ello y de que ella no era la típica que llamaba la atención por saber mover las pestañas, siempre se hacía notar a la hora del recreo, porque su voz alcanzaba unos decibeles tan altos, dignos de envidia.

Ellos no tenían los mismos amigos, ni los mismos intereses. Ella se dedicaba a jugar resorte y él a cazar su próxima víctima para una broma pesada. Cuando coincidían, era cuando por casualidad los dos iban castigados a la oficina de la directora, ella por golpear a algún compañero, él por haber dibujado alguna caricatura ridiculizando a algún maestro o compañero.

Y así pasaron los días, sin cruzar palabra, encontrándose de vez en cuando recibiendo un reporte en la oficina de la directora, hasta que el año escolar terminó. A ella la mandaron a un colegio de monjas y él se quedó a terminar la primaria en la pequeña escuela.

Pasaron dos años y al tercero ella fue expulsada del colegio de monjas, por muy mala conducta. Su madre enfurecida la mandó a una escuela, muy pequeña, cerca de su casa, donde gracias a las recomendaciones de la directora de la primaria, lograron aceptarla a pesar de los problemas de conducta.

En esa escuela estaba él… cursaba segundo de secundaria y ella tercero. Una vez más el destino los reunía y esta vez les daría la oportunidad de convivir un poco más y no precisamente en la oficina de la directora, ahora compartirían el transporte escolar. El transporte no era un camión escolar, era la camioneta de otra de las maestras, que ayudaba a llevar y traer niños, así que el espacio era muy pequeño y gracias a eso fue que ellos comenzaron a cruzar palabra… “No me toques”, “Hazte para allá”, “Son unos cochinos, asquerosos de lo peor”… y hasta un codazo le propinó a nuestro protagonista en uno de esos dimes y diretes.

El año pasaba y así se les fue la vida, ella defendiendo su espacio vital y él burlándose de la histeria de ella. El año escolar terminaba, ella tendría que ir a la preparatoria y suplicó por regresar a su escuela de monjas, donde la perdonaron y permitieron su regreso, él se quedó en esa escuela a terminar la secundaria. A pesar de que los dos hermanos menores de ambos eran muy buenos amigos, no volvieron a saber uno del otro.

Los años pasaron, llegó el momento de ir a la universidad, ella estudió publicidad y él mercadotecnia. Ella trabajó en agencias de publicidad, él en bancos y la bolsa mexicana. Algunos años después, un junio, ella decidió casarse y en junio del siguiente año se casó él. Un julio, tres años después, ella se divorcia; un julio, siete años después, él pide el divorcio.

En 2009 la tecnología fue quien decidió ayudar al destino; y gracias a Facebook y a algunos amigos en común que habían hecho en la primaria, se reencontraron. Comenzaron por felicitarse en sus cumpleaños y a tener conversaciones muy breves a las que ella no dio mayor importancia, hasta que el 1 de noviembre de 2011 él llamó mucho su atención con un disfraz de Halloween. Ella recorrió sus fotos y a trató de hacer memoria, pero casi no había recuerdos de él. Habían pasado veintiún años desde la última vez que se vieron en la secundaria.

Ella le escribió elogiándole el disfraz, él agradeció muy amablemente y a partir de ahí comenzaron a reconocerse. Pronta y brevemente se pusieron al tanto de qué es lo que había sido de sus vidas. Él vivía en Estados Unidos, ella tenía un negocio de catering. Un mes después ya se escribían todo el día, se platicaban de todo, era muy difícil ocultar el interés que había.

Dos meses después del reencuentro, ella estaba de visita en su casa, fueron cinco días, donde surgió el primer “Te Amo” y donde se habló del “Para siempre”. Dos meses después de la visita de ella, él fue a México, y pusieron fecha para comenzar el “Para siempre”. Diecisiete días después, ella ya había vendido todo lo que había en su departamento y su coche, estaba lista para irse con él.

Hoy hace un año que se casaron, haciendo realidad el “vivieron felices para siempre”….

Dedicatoria: Para mi esposo, con todo mi amor, hoy, en nuestro aniversario. Gracias por este primer año del resto de nuestras vidas… “tantos siglos, tanto mundo, tanto espacio y coincidir”.

© 2013 Vista Semanal. All rights reserved. This material may not be published, broadcast, rewritten or redistributed.

  • Enviar
  • Comentar
  • Compartir
  • Imprimir

Comentarios » 0

¡Sea el primero en escribir un comentario!

Comparta sus pensamientos

Los comentarios son de exclusiva responsabilidad de la persona que publica ellos. Usted está de acuerdo en no publicar comentarios que son fuera del tema, difamatorio, obsceno, abusivo, amenazador o una invasión de la privacidad. Los infractores pueden ser prohibidos. Haga clic aquí para ver nuestro acuerdo de usuario completo.

Los comentarios pueden ser compartidos en Facebook y Yahoo!. Añadir las dos opciones mediante la conexión de sus perfiles..

Destacados