Aquí entre nos: Lobos vestidos de ovejas

Columnista Urzula Esponda es dueña de la compañía de catering '4 U to go'. Encuentre sus recetas en: www.facebook.com/4utogo

Columnista Urzula Esponda es dueña de la compañía de catering "4 U to go". Encuentre sus recetas en: www.facebook.com/4utogo

En las últimas semanas me he dado cuenta de la poca calidad humana que tienen algunas personas de las que nos hacemos rodear.

Cuántas veces te dicen… “¡Aquí estoy!”, “¡Lo que necesites, cuentas conmigo!”, pero en el momento que no haces las cosas del modo que ellos desean, no lo soportan, eso da lugar a una baja tolerancia a la frustración y desatan rumores malintencionados, distrayendo a las personas de su objetivo, crean importantes incertidumbres afectando la imagen de las personas.

Para mí, estas personas son el típico “lobo vestido de oveja”, son cautos, utilizan la dulzura de sus palabras, las cuales en realidad llevan un propósito envenenado. Son mezquinos e irresponsables, no les importa la situación o el momento en el que estés, el perjuicio que crean les da igual.

Son los típicos que avientan la piedra y esconden la mano, no son capaces de enfrentarse de un modo directo a las situaciones y por eso utilizan medios pasivos y cobardes.

Estos pasivos agresivos no desean el conflicto abierto, suelen culpar a otros de sus propios problemas sin darse cuenta de que su propia conducta es la que les está creando dificultades y como temen la confrontación prefieren frustrar a los demás de un modo pasivo.

En la Biblia, los pasivos agresivos, son el remilgo de Dios, son los llamados “tibios” y a los tibios hasta Dios los vomita… “Cuidaos de los falsos profetas, que vienen a vosotros con vestidos de ovejas, pero por dentro son lobos rapaces”.

El tibio es a quien le importa más la atención y aprobación, son los típicos que van anunciando sus buenas acciones, para poder ser reconocidos y pasan por la vida colgándose medallas que no les corresponden, es un cristiano confiado en su salvación, pero que va directamente hacia el infierno.

Muchas veces, habremos quienes callamos, por prudentes o porque simplemente nos enseñaron que si no hay nada bueno que decir, mejor no digas nada; pero los tibios, son hipócritas que persisten en fingir a fin de salvar lo que desean aparentar, ya que en la realidad, no son lo que aparentan.

Las redes sociales, se han convertido en el medio favorito de estos cobardes, porque en ellas pretenden que se vea la grandeza y bondad que construyen con apariencias, propagándose como ejemplo, además de que se glorifique su accionar, aunque sus fines y logros estén alejados de la realidad. Además de dar rienda suelta a su resentimiento y atacar a diestra y siniestra, utilizando palabras solo porque sí, sin pensar en el verdadero significado de éstas, lo que da es inconsistencia en aquello que defienden.

Estos personajes carroñeros, que hoy se pintan de víctimas, y alguna vez pasaron por debajo de mi radar disfrazados de familia, hoy no son bienvenidos en mi vida. El único lazo que nos unía, ya no está con nosotros, así que los dejo con sus desórdenes de personalidad que al final son ellos mismos quienes se están haciendo daño y yo me quedo con las sabias palabras de Shakespeare: “Antes que nada, sé verdadero contigo mismo”.

Copyright © 2013 Urzula Esponda

© 2013 Vista Semanal. All rights reserved. This material may not be published, broadcast, rewritten or redistributed.

  • Enviar
  • Comentar
  • Compartir
  • Imprimir

Comentarios » 0

¡Sea el primero en escribir un comentario!

Comparta sus pensamientos

Los comentarios son de exclusiva responsabilidad de la persona que publica ellos. Usted está de acuerdo en no publicar comentarios que son fuera del tema, difamatorio, obsceno, abusivo, amenazador o una invasión de la privacidad. Los infractores pueden ser prohibidos. Haga clic aquí para ver nuestro acuerdo de usuario completo.

Los comentarios pueden ser compartidos en Facebook y Yahoo!. Añadir las dos opciones mediante la conexión de sus perfiles..

Destacados