Programa de salud en Immokalee enseña a niños y sus padres sobre nutrición - y un poco de Zumba

Dr. Javier Rosado, un profesor asistente de Florida State University College of Medicine y psicólogo de  Healthcare Network of Southwest Florida Florida, responde a una pregunta sobre la intimidación (bullying) durante una discusión en clase de la auto-imagen.

Photo by COLIN HACKLEY, Colin Hackley 2013

Dr. Javier Rosado, un profesor asistente de Florida State University College of Medicine y psicólogo de Healthcare Network of Southwest Florida Florida, responde a una pregunta sobre la intimidación (bullying) durante una discusión en clase de la auto-imagen.

La enfermera Delia Bustamante de Healthcare Network of Southwest Florida mide a Yahir Santos, participante del programa 'Salud Immokalee' la última noche de la primera fase del programa. Durante los próximos nueve meses, Yahir y otros participantes serán supervisados ​​con visitas periódicas para medir su progreso en la batalla contra la obesidad.

Photo by COLIN HACKLEY

La enfermera Delia Bustamante de Healthcare Network of Southwest Florida mide a Yahir Santos, participante del programa "Salud Immokalee" la última noche de la primera fase del programa. Durante los próximos nueve meses, Yahir y otros participantes serán supervisados ​​con visitas periódicas para medir su progreso en la batalla contra la obesidad.

Participantes del programa 'Salud Immokalee' listos para jugar fútbol bajo la dirección del entrenador Manuel Preciado.

Photo by COLIN HACKLEY

Participantes del programa "Salud Immokalee" listos para jugar fútbol bajo la dirección del entrenador Manuel Preciado.

Participantes del programa 'Salud Immokalee' de Healthcare Network of Southwest Florida

COLIN HACKLEY PHOTO

Photo by COLIN HACKLEY

Participantes del programa "Salud Immokalee" de Healthcare Network of Southwest Florida COLIN HACKLEY PHOTO

Dulce Dávalos participa en las clases de Zumba dirigidas por la instructora Samantha Molina. Las actividades físicas del programa 'Salud Immokalee' incluyen fútbol y Zumba.

Photo by COLIN HACKLEY

Dulce Dávalos participa en las clases de Zumba dirigidas por la instructora Samantha Molina. Las actividades físicas del programa "Salud Immokalee" incluyen fútbol y Zumba.

Freddy Sánchez, participante del programa 'Salud Immokalee' disfruta jugar al fútbol con los demás participantes, bajo la dirección del entrenador Manuel Preciado.

Photo by COLIN HACKLEY

Freddy Sánchez, participante del programa "Salud Immokalee" disfruta jugar al fútbol con los demás participantes, bajo la dirección del entrenador Manuel Preciado.

Tan pronto como la tinta se secó en el estudio realizado por el Dr. Javier Rosado sobre la obesidad en Immokalee, pasó de ser observador académico a ser un entrenador luchando contra la obesidad.

En su trabajo publicado el pasado marzo en la revista American Journal of Preventive Medicine, de Florida State University College of Medicine, el profesor adjunto y psicólogo de la Red de Salud del Suroeste de la Florida Florida concluyó: "Se necesita intervenciones que abarquen tanto la obesidad infantil como la situación del sobrepeso de los padres en los trabajadores agrícolas migrantes latinos".

Él no esperó a que alguien más le proporcionara estas intervenciones. Para el Dr. Rosado, director de entrenamiento clínico para la psicología de FSU College of Medicine’s Health Education Site, la gente de esta rica comunidad de inmigrantes, no son sólo sujetos de la investigación, sino que son sus vecinos.

Con el apoyo de la Universidad de Medicine de FSU, Programa de Nutrición Familiar IFAS-Extension de la Universidad de Florida, y de Immokalee Artes de Salud, Rosado reunió a un equipo de personal médico, educadores de nutrición, un entrenador de fútbol y un instructor de Zumba para crear "Salud Immokalee", un programa multidisciplinario de un año de duración. Está diseñado para ayudar a los jóvenes y a sus padres a tomar decisiones de vida saludables.

Comenzar temprano

El concepto de administrar atención médica es la misión principal de la Red de Salud (Healthcare Network), que brinda atención médica y odontológica primaria a más de 45.000 pacientes al año en 13 localidades a lo largo del Condado de Collier. Recientemente, la Red ha ampliado sus servicios de salud mental a través de una asociación con FSU.

A diferencia de las Liga Pequeñas o clases de ballet, “Salud Immokalee” incluye un componente educativo sobre los peligros de la obesidad y los beneficios de un estilo de vida saludable. El programa se dirigió a 30 pacientes pediátricos de la Red de Salud de entre 6 y 11 años con un índice de masa corporal igual o superior al percentil 95.

La mayoría de estos niños ya tienen la presión arterial alta y el colesterol alto, ya están en riesgo de desarrollar diabetes. Sin la intervención o asistencia médica, se enfrentan a una vida de mala salud.

Para ser eficaz, el programa tuvo que echar raíces en el hogar. En su estudio, Rosado preguntó de la comprensión de cada padre sobre la obesidad y se encontró que en un principio, que la mayoría no estaban demasiado preocupados por el peso de sus hijos, pensando que los superan en el problema.

Dijo que la cultura también puede influir en las percepciones de los padres sobre el sobrepeso.

"En la cultura latina, las madres tienen una preferencia por los hijos rollizos, la delgadez es asociada con mal estado de salud, y pueden dejar de percibir a sus hijos con sobrepeso", dijo.

Muchos padres no relacionan problemas de salud crónicos, como el asma, con la obesidad. Una vez al tanto de las consecuencias, la mayoría de los padres estuvo de acuerdo en ajustar la dieta y aumentar la actividad física, no sólo para el niño con sobrepeso, sino para toda la familia.

"Lo que queremos hacer es cambiar el comportamiento", dijo Rosado. "La investigación nos muestra que se necesitan al menos 12 meses de contacto constante para realmente hacer un impacto. Una vez que estos chicos saben cómo tomar el control de su salud y su peso, con el apoyo de sus padres, van a tener la facultad de vivir vidas más saludables".

El triple juego de la salud

Para fomentar un comportamiento saludable, los niños y sus padres recibieron 18 semanas de instrucción en el aula y el aprendizaje práctico en torno a tres elementos esenciales: la nutrición, la actividad física y el comportamiento.

Participantes del programa 'Salud Immokalee' muestran con orgullo los certificados obtenidos al finalizar la  primera fase del programa.

Photo by COLIN HACKLEY

Participantes del programa "Salud Immokalee" muestran con orgullo los certificados obtenidos al finalizar la primera fase del programa.

Según la educadora de nutrición de UF IFAS, Suzanne Fundingsland, la clave del éxito en el aula fue presentar la información no como una "dieta", sino como un estilo de vida para la familia.

Ella dijo que los asuntos comunes para una alimentación sana para las familias migrantes son: la falta de conocimiento sobre cómo la comida afecta la salud, la falta de equipos e instalaciones para preparar y almacenar los alimentos frescos, y la falta de transporte para ir de compras con regularidad.

A pesar de los desafíos, los participantes estuvieron dispuestos para poner a trabajar los conocimientos adquiridos en el salón.

"Una madre habló de cómo fue cambiando la forma en que hacía sus tortillas - sin grasa - y su familia estaba bien con ello, lo que la sorprendió", dijo Fundingsland. "Otra madre iba a empezar a sustituir la harina de trigo integral en sus tortillas".

Los participantes de "Salud Immokalee" celebraron recientemente su “noche de graduación”. Mientras los padres recibieron recordatorios acerca de la dieta y el ejercicio, los niños revisaron los grupos de alimentos y gritaron ejemplos de los alimentos etiquetados Go ("zanahorias"), Slow ("pancakes") y Whoa ("grasos, papas fritas saladas").

Pronto la mitad de ellos estaban en la parte de atrás persiguiendo balones de fútbol y la otra mitad en una clase de Zumba con ejercicio cardiovascular, donde el nivel de energía era " Go" y no "Whoa".

Al final de la noche, cada niño recibió un certificado, galletas saladas, fruta y una cuerda de saltar. Cada padre recibió la promesa de que el Dr. Rosado y su equipo mantendrán seguimiento con ellos y sus hijos hasta la próxima primavera, le tomarán signos vitales y preguntaran acerca de los éxitos y desafíos.

Construyendo una comunidad

Son escasas las investigaciones entre los migrantes trabajadores agrícolas, y Rosado dice que está muy emocionado por esta oportunidad.

"Es por eso que la investigación basada en la comunidad es tan poderosa", dijo. "Usted no tiene que esperar años para poner los resultados a la acción."

Más allá de los beneficios para la salud, lo que complació más a Rosado durante el programa fue que los padres se descubren mutuamente.

"Es una comunidad de inmigrantes", dijo. "Mucha gente viene por su cuenta. Ellos no tienen miembros de la familia. Ellos no conocen a muchas personas. Ellos terminan aislados en sus hogares".

Ahora ellos tienen un grupo de apoyo. Y la esperanza.

© 2013 Vista Semanal. All rights reserved. This material may not be published, broadcast, rewritten or redistributed.

  • Enviar
  • Comentar
  • Compartir
  • Imprimir

Comentarios » 0

¡Sea el primero en escribir un comentario!

Comparta sus pensamientos

Los comentarios son de exclusiva responsabilidad de la persona que publica ellos. Usted está de acuerdo en no publicar comentarios que son fuera del tema, difamatorio, obsceno, abusivo, amenazador o una invasión de la privacidad. Los infractores pueden ser prohibidos. Haga clic aquí para ver nuestro acuerdo de usuario completo.

Los comentarios pueden ser compartidos en Facebook y Yahoo!. Añadir las dos opciones mediante la conexión de sus perfiles..

Destacados